Tu trabajo, tu entorno y tu: malditos cables

No hay nada como tener una mesa despejada para empezar a trabajar el lunes por la mañana. El mayor enemigo de las mesas despejadas son los cables. Da igual que tengas un ordenador de escritorio o un portátil, y aunque hayas invertido en todas las tecnolog&

Artículos recientes

No hay nada como tener una mesa despejada para empezar a trabajar el lunes por la mañana.

El mayor enemigo de las mesas despejadas son los cables. Da igual que tengas un ordenador de escritorio o un portátil, y aunque hayas invertido en todas las tecnologías posibles para eliminar cables, ellos perviven, quizás en menor medida, pero están ahí, mirándote con esa sonrisa burlona desde sus conectores para recordarte que no van a irse ... con tanta facilidad.

Pero siempre los puedes llamar al orden y mantenerlos en su sitio de forma que no molesten o que al menos, estén organizados de forma que la parte de atrás de tu escritorio no parezca la CPU central de Matrix. Aquí tienes 3 trucos de cómo hacerlo.

Primero: para los cables fijos como los de corriente
Una opción interesante para mantener bajo control los cables fijos (como los de corriente) es usar tarrinas de DVD vacías. Si ya quieres rizar el rizo, puedes sujetar debajo de la mesa las tarrinas para que no se muevan (y no se vean) y los cables queden perfectamente ocultos y recogidos. Adicionalmente, no cogerán polvo. Puedes ver cómo se usan las tarrinas de DVD para esta tarea en Metacafé

Cables semifijos
No es precisamente la solución mas bonita, pero es rápida, la puede hacer cualquiera con un poco de cartón y cinta adhesiva de doble cara y se puede colocar en un momento, solucionando el tema de los "cables colgantes". Cada anilla lleva un corte para poder meter y sacar los cables. Posiblemente una lámina de plástico grueso sería mejor opción (mas bonita), pero aún con cartón es extremadamente útil esta forma de organización.

Con estilo
Esta es una variación del truco anterior, con la ventaja de que es una solución móvil, no fija, y que puedes llevar contigo cuando tienes que trabajar varios días "aquí y allá": además, estas pinzas para papeles son muy baratas y se fabrican en diferentes tamaños y grosores.