Symploké, el videojuego de la filosofía española

Symploké es un videojuego español "indie" de lo más singular, y eso ya es mucho decir en una época de superproducciones singulares y de pequeñas obras maestras a manos de geniales artesanos. En Symploké (término que proviene de la filosofía griega y que Platón utiliza para designar la relación flexible

Artículos recientes

Symploké es un videojuego español "indie" de lo más singular, y eso ya es mucho decir en una época de superproducciones singulares y de pequeñas obras maestras a manos de geniales artesanos.

En Symploké (término que proviene de la filosofía griega y que Platón utiliza para designar la relación flexible entre las ideas), el protagonista es Benito Retamosa, un estudiante universitario perezoso pero en el fondo muy resolutivo que ante la amenaza de suspender una asignatura y que el rector lo expulse de la carrera, debe conseguir los apuntes que le permitan aprobar.

Point and click

Symploké parece haber salido del mismo año que la segunda parte del mítico Monkey Island, ya que se trata de una aventura gráfica que utiliza el clásico sistema de apuntar y clicar, perfeccionado por la añorada LucasArts y bautizado por ellos como SCUMM.

El primer episodio de la aventura salió en 2017, el segundo en enero de 2018. Ya llevan diez mil descargas desde España pero también Rusia, Estados Unidos, China y Brasil. El juego está disponible en Steam: el primero es gratuito, el segundo vale solo 1,99€.

Symploké es un juego simpático e interesante, apegado a la tradición cómica española de los cómics de Bruguera y el humor gamberro de El Jueves. Eso sí, el juego nunca pierde las coordenadas de la actualidad, con sus citas a memes como thug life o al secesionismo catalán.

Gustavo Bueno, el origen de todo

Pero, sobre todo, Symploké está apegado a la filosofía. Resulta cuanto menos curioso pasear por salas en las que hay colgados retratos de Deleuze o Husserl. Eso sí, el verdadero protagonista de esta historia, es Gustavo Bueno (1924-2016), el mayor filósofo español del último siglo, y el primero en crear un sistema ontológico único, nuevo y completo en España desde… um… no sé, ¿la escolástica medieval?

Por todo esto, no es raro que el protagonista sea un estudiante y el escenario, la universidad. Bueno, profesor en la universidad de Oviedo, creó su obra en torno al mundo académico, primero en la universidad y luego desde su propia Fundación. La crítica al ecosistema universitario, tanto a profesores como alumnos, tampoco es casual. Para el círculo de Bueno, la universidad es a día de hoy una institución inútil, y la corrección política o la falta de valor para la denuncia no son precisamente valores de los que carezca este grupo filosófico.

Symploké probablemente atraiga más al público adulto, pero es tan gamberra y divertida que no nos extrañaría que atrape también a los más jóvenes, que aprenderán una o dos cosas nuevas sobre filosofía y olvidarán mitos postmodernos ya superados.

¿Y quién está detrás de todo esto, de la compañía “Videojuegos Fermín”, que ha lanzado ya dos capítulos y anunció hace poco el tercero? Pues Juan Carlos Buzón (Madrid, 1984), diseñador y profesor de filosofía en secundaria, que ha logrado combinar en esta saga sus dos pasiones con gran humor. Le deseamos lo mejor a Symploké, que ha llevado al materialismo dialéctico de Bueno, y a su lucha –científica y crítica, por supuesto- con el irracional idealismo a las pantallas de los gamers de todo el mundo.