Los tiempos de espera que tus usuarios no te perdonarán

No es ningún secreto que la velocidad de carga es decisiva para el usuario: en cuanto el sistema tarda en reaccionar, éste empieza a perder atención, impacientarse... en muchos casos,  llega a tal extremo que abandona la página web.  La razón es que no se está cumpliendo el quinto pilar

Artículos recientes

No es ningún secreto que la velocidad de carga es decisiva para el usuario: en cuanto el sistema tarda en reaccionar, éste empieza a perder atención, impacientarse... en muchos casos,  llega a tal extremo que abandona la página web.  La razón es que no se está cumpliendo el quinto pilar de la usabilidad: depositar el control en el usuario. Al verse obligado a esperar, éste se siente a merced del ordenador, siente que pierde libertad de acción y se frustra.

A la hora de garantizar una experiencia de uso satisfactoria es muy importante conocer de cuánto tiempo disponemos para responder a cada acción: no es lo mismo pedir una página completa que adjuntar un archivo, pinchar un botón o arrastrar un elemento.

Estos límites de tiempo de respuesta están definidos en interacción desde hace mucho tiempo, pero gozan de plena vigencia hoy día:

  • 0.1 segundos. El límite de lo que el usuario percibe como "reacción instantánea". Este debería ser el tiempo de respuesta máximo desde que el usuario pincha un objeto hasta que éste reacciona si queremos que sienta que está manipulándolo directamente  (p.ej. enlaces de "mostrar/ocultar" contenido", la barra de scroll, etc.).
  • 1 segundo. En el rango entre una décima de segundo y un segundo completo, el usuario ya no tiene la sensación de estar operando directamente con la interfaz, aunque su flujo de pensamiento todavía no se ha alterado. A partir del primer segundo, aunque el usuario sigue teniendo sensación de control, es necesario ofrecer _feedback _de lo que está ocurriendo para que la interacción siga siendo fluida: cargadores de progreso, etc.
  • 10 segundos. El límite de tiempo hasta que el usuario deja de concentrarse en la tarea está en 10 segundos. A partir de ese momento, el usuario empezará a sentir que "pierde el tiempo" y querrá alternar con otras tareas, tratando de aprovechar al máximo el tiempo hasta que el ordenador reacciona.  Esto, aunque muy habitual, es fatal para la interacción porque cuando el usuario retome lo que estará haciendo habrán surgido otros problemas de orientación. Eso si lo retoma.
  • 20 segundos. A partir de ese tiempo, la mayor parte de los usuarios darán por hecho que la página se ha colgado y actuarán en consecuencia.
    Más | El analista de usabilidad Jakob Nielsen aborda en profundidad este tema en su artículo_ Website Response Times_.