Google, WebM y .H264: más problemas para el desarrollo web

Uno de los grandes (más bien, grandísimos) problemas en el desarrollo web es cumplir con los diferentes estándares que más se utilizan en internet. Y las guerras de estándares no facilitan precisamente la tarea del desarrollador que se ve obligado a trabajar el doble,

Artículos recientes

Uno de los grandes (más bien, grandísimos) problemas en el desarrollo web es cumplir con los diferentes estándares que más se utilizan en internet. Y las guerras de estándares no facilitan precisamente la tarea del desarrollador que se ve obligado a trabajar el doble, el triple o incluso más para cumplir con todos esos estándares que además se encuentran siempre en guerra los unos con los otros.

El último caso, y que va a dar mucho que hablar, es el vídeo: si hasta ahora disponíamos de dos opciones como claros vencedores en la guerra de formatos (.flv y .H264), la entrada de Google con un tercero y su política de desplazamiento de estándares promete que durante los próximos años va haber que desarrollar "x3", multiplicando las horas de trabajo en desarrollo y engordando las facturas de los clientes, aumentando el coste de mantenimiento de los nuevos contenidos. Un infierno.

Google ha hecho público este pasado 12 de enero que ha retirado el soporte para vídeo .H264 en HTML5 de su navegador Chrome. El gigante de Internet reconoce la importancia de este popular formato de vídeo y que ha tenido un papel esencial en los últimos años, pero con este movimiento espera forzar que los usuarios adopten su códec abierto y desarrollado por Google WebM así como Ogg Theora.

Google lleva tiempo trabajando en diferentes formatos de archivo desarrollados por la misma empresa con los que espera desplazar a otros códecs y formatos de compresión de imágenes, necesarios para la transmisión de datos en Internet. En octubre de 2010 lanzó WebP, un sistema alternativo de compresión a JPEG y unos pocos meses antes, en mayo de 2010, WebM como códec de vídeo.

WebP es un método de compresión con pérdidas que puede usarse con imágenes fotográficas. El grado de compresión es ajustable, de forma que un usuario puede escoger entre sacrificar tamaño del archivo o calidad de imagen. WebP normalmente consigue una media de un 39% más compresión que JPEG y JPEG 2000, sin pérdida de calidad de imagen.

Un archivo WebP consiste en datos de imagen VP8, y un contenedor basado en RIFF. Webmasters, desarrolladores web y desarrolladores de navegadores pueden usar el formato WebP para crear imágenes de menor "peso" y con buen aspecto que hagan que la página web se cargue más rápidamente.

WebM
En la _keynote _inaugural de la Conferencia de Desarrolladores I/O de Google de 2010, la compañía de Mountain View anunció un nuevo códec de vídeo llamado WebM.

WebM es el nombre que identifica al proyecto sobre un códec de vídeo con el que Google pretende hacer frente a H.264 perteneciente a MPEG-LA. WebM es el fruto de la adquisición de la compañía On2 por parte de Google. On2 era propietaria del códec VP8. Google liberará este códec a todo el mundo, abriendo un nuevo frente en la guerra de los códecs de vídeo.

WebM está apoyado por Mozilla, Opera y Adobe frente a Microsoft *y *Apple, que están detrás de H.264. Apple lleva mucho tiempo apoyando y promocionando este códec y Microsoft anunció recientemente que Internet Explorer 9 llevará soporte nativo para trabajar con H.264 directamente desde en navegador sin necesidad de un plug in especial ya sea propio o de terceras partes. Además, un importante grupo de fabricantes de chips, desarrolladores de software o fabricantes de periféricos como AMD, ARM, Brightcove, Broadcom, Collabora, Digital Rapids, Encoding.com, Grab Networks, iLinc, INLET, Kaltura, Logitech, MIPS, Nvidia, Ooyala, Qualcomm, Skype, Sorenson, Telestream, Texas Instruments, Verisilicon, ViewCast y Wildform apoyan esta iniciativa de Google.

Google, por su parte, ya lleva tiempo convirtiendo vídeos a este nuevo formato para incluirlos en su popular red social de vídeo *YouTube *y algunos de ellos ya están accesibles aunque es necesario disponer de un navegador con compatibilidad con el formato, cosa que actualmente solo puede hacerse con versiones de desarrollo de Firefox y Opera.

Un final Open Source para una tecnología propietaria
La tecnología detrás de WebM fue adquirida por Google cuando compró la empresa On2, que desarrollaba códecs de vídeo propietarios desde los años 90. El códec trueMotion de On2 comenzó a crecer a través de una serie de actualizaciones incrementales que On2 vendió en primera instancia como *VP2 *a Apple en forma de plug in para QuickTime y también a Real Player y Windows Media. La versión VP3 fue liberada como Open Source en 2002 y de hecho, Ogg Theora es una derivación de esta versión del código abandonado de esta versión del códec.

On2 continuó desarrollando este códec a las versiones *VP4 *que licenció a Realplayer y AOL, VP5 que también uso real y VP6 que On2 licenció al gobierno chino para incluir en su propio estándar para los DVD (EVD ó Enhanced Versatile Disc). La versión *VP6 *fue licenciada a Macromedia en 2005 y fue el códec de vídeo primario para Flash Player 8. *VP7 *fue licenciado a Skype para las videoconferencias. Sin embargo, VP7 se encontró ya con una fuerte oposición por parte de otras tecnologías emergentes como H.264 y su códec *VP8 *ya no salió al mercado debido a la adquisición de la compañía por parte de Google.

No es oro todo lo que reluce
El nuevo códec incluye un plugin _de vídeo VP8 y un plugin de audio Ogg Vorbis (Open Source_), todo ello incrustado dentro de un contenedor Matroska.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en el lanzamiento de WebM. Google liberó las especificaciones finales del códec y está promocionando y alentando a los desarrolladores y usuarios que utilicen este nuevo formato de vídeo para desarrollar aplicaciones o codificar sus propios vídeos.

A pesar del entusiasmo con el que se ha recibido al nuevo códec por parte de los medios en Internet, en su momento se levantaron voces críticas por parte de algunos expertos como Jason Garrett-Glaser, un desarrollador independiente que trabaja en x264, un proyecto Open Source para programar un motor de codificación de vídeo en formato H.264 y que ha calificado la implementación del códec VP8 en WebM como un desastre.

Según el desarrollador, que tuvo acceso a la documentación del códec VP8 unos días antes de que Google liberara de forma pública su nuevo códec el código de WebM está compuesto de múltiples "corta-pega" del código de VP8 con una documentación muy deficiente en algunos casos. Según comentarios de varios desarrolladores se piensa que Google ha liberado este código de esta forma porque espera que sean ellos los que lleven la pesada carga de limpiar y solucionar los problemas de código de WebM.

Las *conclusiones *de Jason Garrett-Glaser sobre WebM son bastante demoledoras: considera que el códec se encuentra a la altura de la especificación base de H.264 (apta para la transmisión para dispositivos móviles y/o por Internet) pero lejos de la calidad de la especificación principal de H.264 usada para televisión estándar o más lejos aún de la versión de alta definición usada en Blu-Ray. VP8, como codificador, se encuentra entre Xvid y VC-1 de Microsoft en términos de calidad visual y puede ser definitivamente mejorado aunque no por métodos tradicionales. Como decodificador, VP8 es incluso más lento que el decodificador H.264 de ffmpeg y posiblemente no pueda ser mejorado mucho.

Otro tema son las patentes. El códec de Google, vía su herencia VP8, se acerca peligrosamente si no infringe directamente algunas patentes específicas del conglomerado de H.264, lo que lo abre potencialmente a una demanda por parte del MPEG-LA si en algún momento considera que Google está violando su propiedad intelectual.

Apple, Microsoft y WebM
Steve Jobs contestó pocos días después del lanzamiento del códec de Google a un correo del desarrollador británico Kris Bloe en el que se le preguntaba «qué iba a hacer acerca sobre el reciente anuncio de VP8» el códec de vídeo que Google ha liberado bajo el nombre de WebM y que adquirió a la compañía On2.

Steve Jobs respondió el correo electrónico con un enlace a la revisión del códec que había realizado el desarrollador de x264, Jason Garrett-Glaser, en el que se ponía en duda no solo el rendimiento del software de Google, sino también su legalidad, apuntando a que el códec podría acabar en una guerra de patentes por su similitud en muchos aspectos con H.264.

Microsoft, por su parte, anunció poco tiempo después que añadiría soporte para WebM en Internet Explorer siempre que el usuario quiera instalar un _plugin _adicional en el navegador que permita la reproducción de contenidos sobre este formato aunque no todo el mundo en Microsoft está de acuerdo con la retirada de .H264 de Chrome, ya que la empresa de Redmond tiene fuertes vínculos con las patentes subyacentes con este códec.

El abandono por parte de Google del códec .H264 es un movimiento muy arriesgado por parte de la compañía, ya que la mayoría del vídeo que se ejecuta bajo HTML5 en Internet usa el códec .H264 y de hecho los dispositivos que no permiten la reproducción de Flash vídeo como el iPad o el iPhone utilizan como sistema alternativo este formato para la reproducción de vídeo. La mayoría de las aplicaciones profesionales de edición o codificación de vídeo no soportan el formato de Google, lo que supone también para el Gigante de Mountain View un problema ya que facilitar la exportación de vídeo en diferentes formatos para múltiples entornos es una opción ampliamente utilizada por los profesionales del sector, que se verían abocados a esperar a actualizaciones de software con compatibilidad con el códec o al uso de aplicaciones de terceras partes para codificar sus vídeos en el formato de Google.

Un comentario del usuario Znu en Slashdot define perfectamente el estado de la cuestión de este abandono por parte de Google:

En primer lugar, impulsa un códec controlado de facto por Google a expensas de un códec que es un estándar abierto legítimo controlado por un proceso directivo de múltiples propietarios gestionados por cuerpos internacionales de estándares con gran reputación. (“Código abierto” no es lo mismo que “estándar abierto”). Y en segundo lugar, frenará la transición a HTML5 y el abandono de Flash creando una mayor confusión sobre qué códec usar para el vídeo en HTML5, lo que beneficia a Google dañando a Apple (ya que Apple no quiere incluir soporte para Flash), pero también es un gran perjuicio para los usuarios.

Un detalle más: ¿Espera Google que todos los desarrolladores web -y lo que es más importante, los proveedores de vídeo en _streaming _que han apostado por .H264 y se han gastado millones en su despliegue-) que simplemente recodifiquen todo su vídeo online para el nuevo formato, duplicando los costes de desarrollo, alojamiento, licencias y más para que puedan verse en Chrome?.

Igual el usuario decide usar otro navegador y la decisión de Google, como un boomerang, se vuelve contra la empresa.

Fuentes: www.faq-mac.com, WebP, el nuevo formato de imagen que va a dar que hablar en los próximos meses (2mdc)