Diseñar para la abuela

Mi abuela tiene 74 años y maneja el Word mejor que muchos de mis amigos. Tiene una cuenta ?gemai?, como ella la llama, busca información sobre las obras de teatro a las que piensa asistir con sus amigas y algunas veces habla por videoconferencia con mi madre. Hace unas semanas,

Artículos recientes

Mi abuela tiene 74 años y maneja el Word mejor que muchos de mis amigos. Tiene una cuenta ?gemai?, como ella la llama, busca información sobre las obras de teatro a las que piensa asistir con sus amigas y algunas veces habla por videoconferencia con mi madre.

Hace unas semanas, estaba enseñándole a manejar la webcam, y le dije ?baja?, señalándole el scroll. *?Será sube?, me contestó. * ?No abuela, tienes que bajar la barra?. ?Pero cuando le doy el texto sube, así que eso es subir??. ¿Cómo voy a contradecirle?

El pensamiento lineal es el peor enemigo de la usabilidad. Cosas que nos parecen lógicas e inamovibles pueden no serlo para alguien que no esté tan familiarizado con la forma de navegar más extendida. Hace unos años, la tendencia era a ?domesticar? al usuario. Esto podía funcionar cuando todo estaba por hacer, y cuando el perfil de navegante era el de una persona en un continuo proceso de aprendizaje, dispuesta a amoldarse a las reglas de ese nuevo océano desconocido llamado Internet.

Sin embargo, ya no es tan común esa persona que se acerca a la Red con curiosidad. Ahora vamos a lo práctico, a lo necesario. Si a una señora de 74 años como mi abuela intentamos imponerle cierta forma de navegar, el fracaso está asegurado. En las facultades de periodismo suele decirse a los futuros redactores y locutores que cuando se dirijan a un público amplio piensen que debe entenderles cualquier persona, incluido el humilde oyente que apenas ha completado una educación primaria.

En el universo web, también debemos diseñar de una forma lo suficientemente intuitiva como para que ni siquiera nuestra abuela necesite una tarde de aprendizaje para poder navegar. Porque les aseguro que nadie se ha tenido que sentar con ella a enseñarle cómo funciona ?el Gogle?.